GUIA de AMSTERDAM
Museos de Amsterdam
 

Google
 
 
 
 IR A AMSTERDAM 
AMSTERDAM 
La Plaza Dam
ENLACES UTILES
Holanda-España
OTRAS GUIAS
Madrid
Londres
Bruselas
RECOMENDADOS
Directorios
Webs amigas
Vuelos baratos
 
 
 

 
 

 

 

 
Amsterdam, casa museo de Ana Frank - En Amsterdam se puede visitar la casa donde permanecio oculta la familia de Ana Frank, autora de "El diario de Ana Frank"

LA CASA DE ANA FRANK   

  Ana Frank nació en Alemania en junio de 1929, aunque su vida transcurrió mayoritariamente en Holanda, concretamente en Amsterdam, donde su familia, de religión judía, se trasladó en 1933 después de la subida al poder de los nazis, aunque eso no les privó de ser perseguidos, ya que Amsterdam sería tomada por los alemanes en 1940. En julio de 1942, cuando alemania comenzó a mandar a los judíos a los campos de concentración, Ana y su familia decidieron ocultarse en un anexo a la oficina de su padre, y allí vivieron ocultos durante dos años gracias a amigos que les suministraban ropas y alimento arriesgando sus propias vidas. En agosto de 1944 la Gestapo, alertada por unos vecinos, descubrió el escondite de los Frank, y la familia sería trasladada al campo provisional de Westerbook, y de allí a Auschwitz-Birkenau y Sobibor, en Polonia.

  En diciembre de 1944, Ana y su hermana Margot fueron transferidas al campo de concentración de Bergen-Belsen, en el norte de Alemania donde morirían enfermas de tifus en marzo de 1945, apenas un mes antes de la liberación del campo. Por su parte, su madre fue asesinada en Auschwitz, siendo su padre el único miembro de la familia que sobrevivió a la guerra.

  Durante los dos años que la familia estuvo oculta en el almacén de Amsterdam, la pequeña Ana escribió su diario, el célebre "diario de Ana Frank", en el que reflejaba sus vivencias, sus miedos y su día a día en una situación desesperada e injusta, un testimonio directo de la barbarie nazi, capaz de sobrecoger a todo aquel que lea el diario o simplemente cualquiera de sus fragmentos.

  El diario fue encontrado y guardado por una amiga de la familia, quien lo guardó para entregárselo a Ana una vez fuese liberada, algo que nunca pudo producirse, siendo su padre el que lo recibiría y el que pelearía para conseguir su publicación después de sufrir ciertas modificaciones, por lo que existe cierta pelémica en determinados ámbitos sobre hasta que punto todo lo que está escrito en el diario fue escrito por la joven Ana o no.


El estante con libros ocultaba la
entrada al escondite donde 
permanecieron ocultos los Frank
 durante dos años. 

  La Casa-Museo de Ana Frank se encuentra allí donde permaneció la familia escondida durante dos años, y en ella se conserva el diario original, así como objetos personales de la familia y de la época, y es una visita obligada para todo aquel que visite Amsterdam.

 

  Museo Casa de Ana Frank. Ana Frank Huis
Prinsengracht, 267.
Lunes a Domingo de 9:00 a 19:00.

 

"Mi padre tenía ya treinta y seis años cuando se casó con mi madre, que tenía veinticinco. Mi hermana Margot nació en 1926, en Frankfort del Meno. Y yo el 12 de junio de 1929. Siendo judíos cien por ciento, emigramos a Holanda en 1933, donde mi padre fue nombrado director de la Travis N.V., firma asociada con Kolen & Cía., de Amsterdam. El mismo edificio albergaba a las sociedades, de las que mi padre era accionista. Desde luego, la vida no estaba exenta de emociones para nosotros, pues el resto de nuestra familia se hallaba todavía defendiéndose de las medidas hitleristas contra los judíos. A raíz de las persecuciones de 1938, mis dos tíos maternos huyeron y llegaron sanos y salvos a los Estados Unidos. Mi abuela, entonces de setenta y tres años se reunió con nosotros. Después de 1940 nuestra buena época iba a terminar rápidamente: ante todo la guerra, la capitulación, y la invasión de los alemanes llevándonos a la miseria. Disposición tras disposición contra los judíos. Los judíos eran obligados a llevar la estrella, a ceder sus bicicletas. Prohibición de los judíos de subir a un tranvía, de conducir un coche. Obligación para los judíos de hacer sus compras exclusivamente en los establecimientos marcados con el letrero de "negocio judío", y de quince a diecisiete horas solamente. Prohibición para los judíos de salir después de las ocho de la noche, ni siquiera a sus jardines, o aún de permanecer en casa de sus amigos. Prohibición para los judíos de ejercitarse en todo deporte público: prohibido el acceso a la piscina, a la cancha de tenis y de hockey o a otros lugares de entrenamiento. Prohibición para los judíos de frecuentar a los cristianos. Obligación para los judíos de ir a escuelas judías, y muchas otras restricciones semejantes."

  Fragmento del diario de Ana Frank correspondiente al 20 de junio de 1942, en los "comienzos" del diario.